Missha Natural Soft Jelly Cleasing Puff White Clay

5,90 4,90

Contiene un 90% de raíz de Konjac y está enriquecida con un 10% de Arcilla Blanca, que tiene un gran poder depurativo y antiinflamatorio, por lo que es perfecta para eliminar toxinas, estimular el metabolismo y restablecer el equilibrio de la dermis.

7 disponibles

SKU: 8809530059630 Categoría: Etiqueta:

Descripción

Esta esponja es 100% natural y biodegradable. Libre de colorantes, conservantes y pigmentos artificiales. La esponja konjac de Missha gracias a su naturaleza alcalina, tiene una gran capacidad limpiadora ya que neutraliza los ácidos de la piel, eliminando con asombrosa efectividad la suciedad, sin necesidad de ningún aditivo. Contiene un 90% de raíz de Konjac y está enriquecida con un 10% de Arcilla Blanca, que tiene un gran poder depurativo y antiinflamatorio, por lo que es perfecta para eliminar toxinas, estimular el metabolismo y restablecer el equilibrio de la dermis. La esponja  es increíblemente suave y gentil, exfolia suavemente, eliminando las células muertas y deja tras de sí una película para nutrir y mejorar la barrera protectora de la piel.  Es adecuada para todo tipo de pieles, en especial es el mejor aliado de limpieza para: pieles secas y muy secas: Es ideal para la piel muy seca, fina, cansada y fácilmente irritable. Porporciona una limpieza profunda sin irritaciones, humecta y aporta un efecto exfoliante muy suave. Tiene un efecto natural calmante. – Pieles con problemas y sensibles: al ser 100% natural sin aditivos respeta y equilibra las pieles con dermatitis, incluso las personas con piel atópica (piel hipersensible) o alérgicas se beneficiarán de la textura suave de la esponja konjac, sintiendose hidratadas sin sufrir ninguna irritación.

MODO DE EMPLEO

Con la esponja konjac de Missha no es necesario utilizar limpiadores, ya que la esponja por sí sola elimina todas las impurezas de la piel y limpia los poros en profundidad. Lo primero que debemos hacer es empaparla y masajearla hasta que este completamente suave. Una vez tenemos la esponja lista, podemos agregar un poco de nuestro limpiador habitual. Si tenemos una piel sensible sólo usaremos agua del grifo y masajearemos suavemente por todo el rostro, sin hacer excesiva presión.